Historia

Una mujer emprendedora que lleva tatuado el amor por el diseño, el cual es una forma de redescubrir y estar en contacto con su parte más humana.

Tras una reconocida carrera de 20 años  como diseñadora de interiores, Regina Castillo dio un salto que ha marcado y redireccionado su carrera. En 2010 lanza su propia marca de joyería con el objetivo de revolucionar el mundo de la orfebrería dándole un nuevo color, brillo y textura de metales.

A partir de su admiración por la belleza que existe en la naturaleza nace su inspiración, junto con el ícono y sello que hoy la representa, la abeja. La abeja como símbolo de trabajo detallado, comunidad y pasión.

Ha realizado importantes colaboraciones, entre ellas con Daniel Espinosa, consolidado ya como uno de los joyeros/emprendedores más exitosos y reconocidos a nivel mundial.

Reconocida por la revista Quién como una de las 31 mujeres que con su talento y entrega en diferentes sectores, realizan transformaciones importantes en beneficio de la equidad.